21/6/11

7 Tendencias - 2: Fidelidad a Uno Mismo versus Estabilidad Laboral

La segunda tendencia que quiero presentar (luego de TRX/TRX) tiene que ver con la muerte de la fidelidad... O más bien, el incremento impresionante de la "fidelidad a uno mismo".

La Revolución Industrial aumentó los empleados... La Tecnológica los reduce?
Desde la Revolución Industrial, la estabilidad laboral era un objetivo, un ideal (alguno podrá decir que fue un mecanismo de la patronal para aprovecharse de los trabajadores). Tener un "trabajo de por vida" era algo común en Japón, y hasta fue el mensaje de IBM para reclutar talento durante muchos años. También en varios países un puesto -no político- en el Estado era garantía a largo plazo. Y de más está describir a los sindicatos, para quienes parte del objetivo es mantener el status quo en cuanto a empleo.



Sin embargo, se dan varios cambios:

  • Conseguir un nuevo trabajo es mucho más eficiente gracias a nuevas tecnologías, más transparencia y mayor movimiento regional
  • La dinámica tecnológica empuja a las empresas a necesitar "nuevo" talento constantemente
  • El "work-life balance" crece en importancia, modificando decisiones de los trabajadores en función de una nueva escala de prioridades

En consecuencia, los trabajadores valoramos menos la relación de largo plazo con las empresas o con sectores específicos de una compañía. Así, aumenta la rotación dentro de las empresas, de empresa a empresa y de empresa a empresario/emprendedor.

¿Será que, como muestro en el gráfico, a partir de la revolución industrial el porcentaje de gente que es "empleado" se incrementó constantemente, pero ahora, con la revolución tecnológica, estamos en un claro cambio de tendencia? Una consecuencia de esto sería una aceleración en la creación de empresas, con más gente independiente y menos en relación de dependencia... Algo contrario a la doctrina "peronista" de lograr que los asalariados participen con un 50% del PBI.

Back to basics

Junto con la Revolución Industrial se dio un fenómeno migratorio muy fuerte, desde "el campo" hacia "la ciudad"... ¿Estará cambiando también esta tendencia, con la gente saliendo de los centros urbanos para emparejar la densidad poblacional en el planeta?

Consecuencias

Si esta tendencia se consolida, traerá sin dudas consecuencias en la fuerza de trabajo. ¿Qué perfiles de personas preferirán "abrirse" y dedicarse a sus propios proyectos? ¿Crearán las empresas unidades autónomas para capturar este talento? Y, todavía más importante, ¿de quién serán los artículos de oficina? ¿De la empresa o de la persona? ¿Y las netbooks y tablets? No me imagino que cada vez que alguien cambie de empresa/proyecto tenga que cambiar todo su equipo electrónico... ¿O estará todo en la nube?

3 comentarios:

  1. Raquel Alvarez21/6/11 15:21

    Yo comparto la idea de que evidentemente la figura del ''mismo trabajo de por vida'' suena un poco fuera de moda, y eso sin olvidar los miles de empleados que sin moverse de su lugar geográfico y ni siquiera de su escritorio les han cambiado muchas veces la empresa para la cual trabajan (ojo que aquí no hablo del cambio puntual Officenet-Staples, sino de call centers que viven cambiando de empresa) De todas formas no puedo evitar pensar que podemos analizar las nuevas tecnologías, tendencias, nuevas fuentes de trabajo, etc, pero esa parte enorme del motor del mundo que forman los albañiles, carpinteros, pintores, cosechadores, costureras, operarios, conductores, peones, cocineros, personal de limpieza etc, están medio ajenos a ese debate. Ellos trabajan con sus manos, son la materia prima de casi todo aquello sobre lo que nosotros hablamos y no me los imagino proyectando cambios significativos en su trabajo, exceptuando que éste no les rinda y las condiciones estén dadas como para arriesgarse a buscar otro trabajo.
    A veces las empresas que dan excelentes posibilidades de crecimiento y cambio a sus empleados de venta y/o administrativos, son las mismas que no les dan chance alguna de mejora a sus operarios o peones (por ejemplo varias de las grandes empresas agropecuarias y textiles tienen mucho que aprender al respecto), y es ahí donde vemos que una parte de la masa trabajadora se mueve al ritmo del siglo XXI y a la otra la dejaron empantanada 200 años atrás.
    Es un tema fascinante, y como todo lo fascinante tiene mas aristas de las que creemos.
    Saludos !
    Raquel A.

    ResponderEliminar
  2. Creo que esta tendencia tambien tiene mucho que ver con la tendencia de la competitividad y la falta de fidelidad de las compañías con las personas.
    En los últimos tiempos, con el aumento de preciones por resultados de corto plazo, sumado a oferta de personal cada vez más capacitado, más joven, y a veces más barato, ha hecho que las compañías sean cada vez menos fieles a sus empleados.
    Esto ha ido colaborando con otros factores para que los empleados vayan pierdan la fidelidad a las compañías y se vuelvan cada vez más fieles a simismos en primera instancia.
    Creo que tambien se podría armar un gráfico con estas variables.

    ResponderEliminar
  3. Con respecto a los jóvenes, apareció una nota ayer sábado en Clarín titulada El 65% de los jóvenes no llega al año en un empleo

    ResponderEliminar

Por favor dejá tu comentario. Podés hacerlo anónimo sin problemas, lo único que voy a eliminar son los comentarios que buscan dañar a alguien y el spam.