3/7/07

Y Marketing no se queda atrás en la semana de la dulzura

E-mail enviado a clientes...

2 comentarios:

  1. Realmente me ví tentada de pedirle los caramelos, pero temí dos cosas:
    1) que el pobre repartidor me mire con cara de espanto.
    2) Que mis compañeros de oficina llamen a mi marido para decirle que me quiero levantar al repartidor.

    Buena iniciativa, pero no me animé!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Los repartidores están entrenados para disimular sus caras de espanto!

    Tus compañeros de oficina... ahí tenés un problema.

    Me enteré hoy de que mandamos a hacer una partida más de caramelos, si nos das un rastro podemos acercarte algunos (sin riesgos!)

    ResponderEliminar

Por favor dejá tu comentario. Podés hacerlo anónimo sin problemas, lo único que voy a eliminar son los comentarios que buscan dañar a alguien y el spam.